TRISTE FINAL - Escuela de Fútbol Alexis Garcia
1464
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-1464,cookies-not-set,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.1,vc_responsive
 

TRISTE FINAL

Categoria
blog
Club Alexis

Triste final.

*El mayor desafío de un futbolista es la distancia que separa la cancha del resto del mundo.

 

Cuando siembras un jardín, te exiges en comprar las mejores semillas, para que después de abonarlas, regarlas y cuidarlas por un tiempo, broten de ella las más hermosas flores, las plantas más admirables, esas que solo existían en tu mente mientras comprabas y plantabas las semillas.

En la etapa del cuidado: tendrás que regarlas a diario, podarlas y algo increíble cuidarlas de la aparición de la maleza, las matas negativas que surgen alrededor de tu planta para ahogarla, para impedirle crecer, para atormentarles su desarrollo.

A estas hay que extirparlas, estar pendientes de sacarlas de raíz para alejarlas del crecimiento de nuestro tesoro.

En días pasados un ídolo del país, Adolfo “El Tren “Valencia, tuvo un problema físico, parece que su corazón comenzó a cuestionar el trato que Adolfo le había dado en épocas anteriores, en momentos en los que nuestros deportistas piensan que todo es perfecto, que nada ocurre con tener unos desmanes, momentos en que las canas al aire son tratadas solo como pilatunas, travesuras de la juventud, préstamos que la vida pasa a cobrar en su momento.

El Tren llegó a un hospital de una capacidad muy precaria y la gente puso el grito en el cielo, porque el crack, que pasó por el Bayern Munich, el Atlético de Madrid, Independiente Santa Fe entre otros, no tuviera el dinero para dirigirse en momentos de crisis de salud a un hospital o una clínica de primer nivel, el exjugador aprovechó para manifestar que estaba muy mal económicamente, que él no tenía estatus para negar la verdad.

Son esos los momentos en los que la mente resetea nuestra vida y nos regresa a los instantes de gloria, de abundancia pero rodeados de maleza, de compañías que solo se aprovechan de tu momento, para hablarte al oído solo lo que quieres escuchar, para alimentar tu ego, invitándote a boicotearte a ti mismo, teniendo hábitos nocivos para tu salud deportiva, además generando un caos en el manejo de tus finanzas.

Dice un sabio refrán; “si la juventud supiera, si la vejez pudiera”.

Cuando llegan ratos como estos, en donde los dioses de la prosperidad te dan la espalda, por no haber aprovechado el momento de gloria, los amigos desaparecen, todo el mundo se toma el derecho a opinar, a criticar, lo que pudiste haber hecho y no administraste con inteligencia.

El heroísmo en el fútbol no tiene que ver nada con lo virtuoso que seas, sino con las adversidades que superas.

El mayor desafío de un futbolista es la distancia que separa la cancha del resto del mundo.

Gestionar tus recursos, tu vida con carácter, para construir un destino libre de malezas será una tarea pendiente para nuestros talentosos deportistas, que tendrán que tomar el timón de sus vidas con ambas manos y con mucha firmeza, para cuando el ruido de las tribunas haya cesado y las luces del estadio se hayan apagado, habrás comenzado la principal aventura: tu vida